La extraña muerte de Gunderico

Este vídeo sólo es un recurso literario que no sustituye a la Historia.

El Isidoro que se cita aquí no es San Isidoro, por ser posterior a Gunderico. La coincidencia de los nombres es casual.

 

En esta época los diferentes pueblos bárbaros atacaban y combatían al Imperio Romano. Gunderico arrasó la Galia pero fue expulsado hacia el sur y se asentó durante un tiempo en la Gallaecia Asturiacensis firmando un tratado con Roma, pero la entrada de los visigodos en la Península Ibérica trastocó de nuevo la siluación haciendo que todo el territorio fuese un enorme campo de batalla.

Hidacio es la fuente que narra la extraña muerte de Gunderico:

Wandali Balearicas insulas depraedantur: deinde Carthagine Spartaria, et Hispali eversa et Hispaniis depraedatis, Mauritaniam invadunt.
Gundericus, rex Wandalorum, capta Hispali, cum impie elatus manus in ecclesiam civitatis ipsius extendisset, mox Dei judicio daemone correptus interiit.

Hidacio, Hydatii Gallaeciae episcopi Chronicon


Los vándalos asuelan las Islas Baleares, y destruyendo después Cartagena y Sevilla, y devastando las Españas, invaden la Mauritania.
Gunderico, rey de los vándalos, tomada Sevilla, habiéndose atrevido en su soberbia á poner mano impía en la iglesia de la misma ciudad, al instante, y por disposición divina, es castigado por el demonio y muere.

Cronicón, Idacio
(Traducción de Marcelo Macías)

 

En relatos posteriores, otros autores han adornado la sobriedad de Hidacio y han inventado información que no existe en el texto más antiguo sobre este tema.

Hidacio, un anciano obispo procedente de una familia aristocrática, escribe entre 460 y 468.  Es una importante fuente de información sobre el final del poder romano en la Península Ibérica. A pesar de la parquedad del texto, se ven las transformaciones del mundo tardoantiguo. Hidacio confiesa que es un hombre de escasa formación, una señal de la época, pero al mismo tiempo es una persona que dispone de un gran poder social y político, puesto que puede ir a ver a Aecio, la persona más importante del fin del Imperio Romano, porque espera conseguir su ayuda para pacificar la región en la que vive.

Los vándalos entraron en la Península Ibérica el año 409 a través de los Pirineos y en 411 se quedaron en Galicia por sorteo, repartiéndose el país con otros pueblos invasores.  Los invasores luchaban contra cualquier forma de poder establecido. La toma de Braga en el año 456 se hace contra la iglesia porque dirige la comunidad.

De esta forma, cualquier forma de poder ya no depende de la ley sino de la fuerza. Hay un gran descontento social porque la gente vive en situación de riesgo permanente y de extrema dificultad.

En este relato sólo se destaca la muerte asombrosa de Gunderico.