El hallazgo de la estatuilla de Astarté

En los lugares altos de los Cananeos se adoraba a dioses como Baal o Astarté.

El 1958 un niño de 9 años, Manuel Luque, halló en la falda del cerro de El Carambolo la estatua que contenía la escritura de Oriente más antigua de Occidente. Manuel la llamó “su egipcia” sin saber que era una figura de Astarté, la diosa de los cananeos, que tiene influencia egipcia, como podemos ver en los ojos.

Es muy difícil hallar esculturas de bronce porque la Historia rebosa de ignorantes que fundían obras de arte para hacer hebillas de cinturón y remaches para zapatos, pero esta estatua llegó de milagro hasta nuestros días.

Se clavaron clavos con esa estatua cuando no había martillo.

La @AndaluciaJunta dice que se halló durante unas obras en el Tiro de Pichón, pero no es cierto. La @CulturaAND debería tener registros ajustados a la realidad.

Camas es un lugar extraordinario, aunque solo se conoce por ser el pueblo de Sergio Ramos. El espacio donde hoy se asienta el núcleo de la población estuvo sumergido en el paleoestuario del Guadalquivir. La falda del cerro en la que se halló la estatua era la escarpada orilla del mar.

Manuel, que siempre fue un artista, veía la inmensa belleza de esa obra de arte antiquísima y presentía su importancia. Un día, al volver a casa del colegio, vio que "su egipcia" no estaba. Alarmado, descubrió que su padre la había vendido por “cinco duros”.

La misma rabia, la misma frustración y el mismo dolor deberíamos sentir nosotros cuando nuestros alcaldes y nuestros gobernantes desprecian obras históricas y las malvenden o las destruyen.

Dice Manuel que al cabo de dos o tres meses, la persona que compró por 25 pesetas una obra de valor incalculable, adquirió un piso en Sevilla, pero debe ser casualidad.

La estatuilla entró en el museo arqueológico de Sevilla en 1963 y se registró como una donación de Joaquín Romero Murube, que era director y conservador del Alcázar, y que merece un hilo importante en Twitter. Sin duda, conocía el valor inmenso de la pieza.

Algunas personas opinan que fue comprada en el mercado de "El Jueves" de la calle Feria de Sevilla.

Ana Navarro, en su tesis doctoral (1), dice que "Blanco Freijeiro conocía la procedencia de la pieza y posiblemente actuó en el proceso de recuperación" (2).

Conocí a Manuel Luque a través de su cuñada, que fue mi alumna, y estuve con él en El Carambolo y en el lugar del hallazgo. Esta misma mañana me ha enviado Fernando Fernández, que fue director del museo Arqueológico de Sevilla, un texto suyo con muchos más datos de como llegó a la institución arqueológica.

La figurilla, de 16'5 cm de altura se hizo con la técnica de cera perdida y probablemente estaría sentada en un trono que se ha perdido.

Tiene una inscripción en su peana, la más larga y antigua inscripción fenicia hallada en la Península.

“Esta ofrenda la ha hecho B'lytn, hijo de D'mlk, y Bdb'l, hijo de D'mlk, hijo de Ys'l, para Astarté, nuestra Señora, porque ella ha escuchado la voz de su plegaria.”

Es decir, que Baaljaton y Abdibaal, dos hermanos hijos de Dommelek, agradecen a la diosa haber escuchado sus oraciones.

Los nombres de todas las personas implicadas tienen referencias a los dioses Baal o Melkart porque los cananeos eran profundamente religiosos.

Astarté era la diosa de la navegación de los puertos y de las marismas. Que la diosa esté desnuda puede relacionarse con la fertilidad o con la sexualidad y la prostitución sagrada.

Podría haber llevado una corona por las marcas que se ven en el cabello, que recuerda mucho a la Astarté de la ventana.

Tiene unas orejas marcadas, aunque no tanto como otras imágenes de Astarté, como el Bronce Carriazo, lo que representa que la diosa escucha a sus fieles.

Aunque sé muy poco de pechos femeninos, parece que la figurilla lleva una marca, probablemente por un arnés, como se ha encontrado en otras estatuillas parecidas.

El brazo izquierdo que falta sería articulado para darle movilidad y que la diosa bendijera a los fieles. Algo parecido al movimiento automático y artificioso con que los reyes de toda Europa saludan a sus súbditos.

Algunos especialistas piensan que podría llevar un objeto en esa mano.

(1) https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=222024&orden=0&info=link

(2) Estuve almorzando una vez con Ana Navarro cuando ella era directora del Museo Arqueológico de Sevilla. Yo ya conocía a la persona que había descubierto la estatuilla de Astarté, pero desconocía que Ana Navarro hubiese hecho su tesis doctoral sobre ese tema.